Nota: En este documento utilizamos “trabajadora” o “empleada”, en femenino, por consideración a que es un trabajo realizado en Colombia en un 96% por mujeres.

Estrictamente hablando una empleada doméstica en Colombia es aquella persona que residiendo o no en el lugar de trabajo, ejecuta tareas de aseo, cocina, lavado, planchado, cuidado de niños, jardinería, cuidado de animales y demás tareas propias del hogar.

El decreto 824 de 1988. Art. 1, establece que: Se denominan internos los que residen en el sitio o lugar de trabajo. Los demás se denominan “por días” o externos. El gremio de las trabajadoras domésticos en Colombia está conformado por trabajadoras del servicio doméstico, choferes o conductores, jardineros, y mayordomos o mayordomas de fincas de recreo.

No menos del salario mínimo legal vigente: $781.242, para el 2018.

A partir del mínimo, se le puede pagar más si se acuerda entre empleada y empleador.

Si la empleada doméstica trabaja en una misma casa todos los días (de lunes a sábado) pero no amanece, sino que va cada día, se le tiene que pagar auxilio de transporte correspondiente a $88.211 (para el año 2018).

El auxilio de transporte se pierde solamente si el pago del salario está por encima de los dos (2) salarios mínimos legales mensuales vigentes (es decir, más de $1.562.484 para 2017).

El auxilio de transporte es un derecho que tienen las trabajadoras que devengan hasta dos (2) salarios mínimos legales mensuales vigentes y residen a más de mil (1.000 metros de su lugar de trabajo).

La legislación laboral colombiana permite que el salario de las trabajadoras domésticas se pacte de forma mixta. Es decir, una parte en dinero y otra en especie. El pacto sobre el salario en especie no puede superar el treinta por ciento (30%) del valor total, cuando se devenga un (1) salario mínimo legal mensual vigente. Para el año 2018, el pacto en especie no puede superar los $234.372, por lo que a la trabajadora se le tendrá que pagar, como mínimo, $546.870 en dinero.

Se entiende por salario en especie la vivienda o habitación, o la alimentación, que la trabajadora pueda recibir, previo acuerdo y valoración realizada por el empleador. 

El salario en especie no se refiere a la dotación y/o vestuario, pues este es una obligación aparte.

En cuanto al Sistema de Seguridad Social Integral, el decreto 2616 de 2013 abrió la posibilidad de que a las personas que trabajan por períodos inferiores a un mes, o lo que llamamos trabajadores por días, y que devenguen menos de un salario mínimo mensual en ese trabajo en particular, se les paguen los aportes a la seguridad social por fracciones o proporcionalmente con los días trabajados. Este permite su vinculación a pensiones, riesgos laborales y subsidio familiar.  Aquí puede leer una guía práctica sobre el tema.

Afiliarla a un fondo de pensiones y cesantías, elegido libremente por la empleada. No es necesario que los empleadores se junten para afiliarla.

Afiliarla a una ARL. Cada empleador deberá afiliarla por separado para garantizar que sus accidentes de trabajo sean determinados claramente por la Aseguradora de Riesgos Laborales –ARL en cada lugar (casa) de trabajo.

Los fondos de pensiones privados o Colpensiones (fondo de pensiones del Estado colombiano) deben acatar unos términos de permanencia mínimos del empleador, al cabo de los cuales se puede o no retirar al empleado y cambiar para otro.

Afiliarla a una caja de compensación familiar. El decreto 721 de 2013 obliga a los empleadores a vincular a su trabajadora(s) doméstica(s) a la Caja de Compensación Familiar que ella elija. El aporte mensual que hace el empleador por cada empleada es del 4% del salario devengado.  

Verificar que la trabajadora esté en el Sisbén. Si no está inscrita, afiliarla a una EPS.

Consignarle las cesantías en el fondo de pensiones. Al cabo de un año de trabajo, el empleador deberá consignarle el equivalente a un mes laborado.

En ningún caso, el valor pagado puede ser inferior al del valor diario de un salario mínimo mensual vigente. Es más, siempre es superior a este.

Así se les debe pagar: Se tiene como base el salario mínimo. Durante 2018, el pago por cada día no puede ser inferior a $26.041, más el auxilio de transporte que corresponde $2.940, y más el porcentaje equivalente al domingo como día obligatorio de descanso: $4.340. Para un total de $33.321.

Aclaración: Cada día trabajado por una persona entre el lunes y el sábado, genera una sexta parte (1/6) del valor de un día de salario atribuible a los domingos. Así, por ejemplo, si la trabajadora va tres (3) días a la semana, tiene derecho a (3/6) partes de un día de salario, o lo que es lo mismo, a medio (½) domingo.

Nota: esta tabla está elaborada para trabajadoras que prestan sus servicios con base en semanas de seis (6) días laborales (lunes a sábado).

Lo mejor es que se haga un contrato por escrito. Este puede ser a término fijo o indefinido. Cuando el empleador y la empleada hacen un contrato por escrito motivan la conversación sobre asuntos que generalmente se tratan cuando se presenta un problema. El contrato por escrito previene malentendidos, y por tanto hace más armónica la relación y deja más tranquilas a las partes sobre sus responsabilidades.

Cuando es indefinido, solo se puede terminar por las causas justas que nombra el Código Sustantivo de Trabajo Laboral. Si estas no se cumplen el empleador le tiene que pagar una indemnización. Las justas causas están, aquí: Artículo 62 del Código sustantivo del trabajo.

El contrato verbal (exactamente, es un acuerdo) sí es válido, además, se entiende que es a término indefinido, porque el contrato de trabajo a término fijo siempre tiene que constar por escrito.

En ambos casos es muy importante fijar verbalmente o por escrito las responsabilidades de la trabajadora o el trabajador del hogar, ya que en una casa o en un hogar hay un sin fin de labores y si no se acuerdan, es muy difícil o muy arbitrario acompañarlas, monitorearlas, medirlas o evaluarlas.

Sí, la Corte Constitucional reconoció por medio del fallo T-185/16 d que el Estado les debe garantizar una mayor protección a las mujeres que se desempeñan como trabajadoras del servicio doméstico, debido a que la subvaloración que socialmente tienen las labores que ellas prestan, contribuye con la generación de desigualdad social y a la discriminación. Por tanto, las autoridades públicas están llamadas a velar por el respeto de los derechos de las mujeres que se desempeñen en labores de servicio doméstico, procurando así que sus derechos fundamentales no sean violentados y se superen las barreras de discriminación.

Por ejemplo, los jueces de la república deben dar especial tratamiento a los casos de denuncias sobre maltrato, discriminación o violación de derechos laborales de trabajadoras domésticas.

Cuando el contrato es a término fijo, se le debe pagar a la trabajadora doméstica el valor total de los días que faltan establecidos en el contrato. Por ejemplo, si lo finaliza faltando dos (2) meses para cumplir el término, debe pagar dos meses de salario.

Se debe tener en cuenta que el contrato de trabajo a término fijo se prorroga por un término igual al inicialmente pactado o por un año, cuando inicialmente se pactó inferior al año y ya se han superado tres (3) prórrogas, si por lo menos con treinta (30) días de antelación, ninguna de las partes le informó a la otra su deseo de no prorrogarlo más.

Por ejemplo, si el contrato se cancela faltando 28 días para su terminación sin que exista justa causa, el valor de la indemnización será el equivalente a esos 28 días de salario, más los días totales de la prórroga (si se había prorrogado a un año, serán 365 días adicionales).

Si hubo un acuerdo verbal o el contrato era a término indefinido y no ha trabajado por más de un año, se debe indemnizar a la trabajadora con 30 días de salario. Cuando el tiempo laborado ha sido mayor a un año, se le paga el valor de 30 días de trabajo por el primer año, y 20 días más por el resto de los años trabajados o de manera proporcional por fracción de año siguiente al primero.

Por ley, el tiempo máximo de trabajo semanal de una trabajadora doméstica es de 48 horas. Su jornada diaria varía si es interna o externa.

Si es externa o por días, ocho horas diarias (máximo 48 en la semana, como cualquier trabajador colombiano). A esto debe sumarse una hora de descanso en cada jornada de 8 horas. Por ejemplo, si una empleada doméstica empieza a trabajar a las 7 de la mañana,  debe terminar su jornada a las 4 de la tarde: 8 horas de trabajo y una de descanso.

Cuando se excede el número de horas máximas permitidas,  se le debe pagar horas extra a la trabajadora.

Las trabajadoras domésticas internas pueden llegar a trabajar máximo 10 horas diarias y un máximo de 48 horas semanales, de acuerdo con la sentencia C – 372 de 1998.

Por ejemplo, si la trabajadora doméstica interna empieza a trabajar a las 6 de la mañana, termina su jornada a las 5 de la tarde, es decir, 10 horas de labor y una de descanso. A partir de las 5 de la tarde debe quedar sin ninguna responsabilidad dentro del hogar.

Cuando se excede el número de horas máximas permitidas, se le debe pagar horas extras a la trabajadora.

Además de pagarle como mínimo, el salario mínimo o el correspondiente por días y el subsidio de transporte (si no es interna), la empleada o trabajadora doméstica remunerada se debe afiliar a:

  • Entidad Promotora de Salud (EPS). Es derecho de la trabajadora doméstica estar afiliada a una Entidad Promotora de Salud (EPS) y elegir en cual EPS quiere hacerlo. No permitirle a la trabajadora la libre elección de esta entidad puede acarrear multas para el empleador.
  • Administradora de Riesgos Laborales (ARL). Es derecho de la trabajadora doméstica estar afiliada a una entidad Administradora de Riesgos Laborales (ARL). El empleador o empleadora es autónoma para seleccionar la ARL a la cual afiliará a la empleada doméstica.
  • Entidad o fondo de pensiones y cesantías (COLPENSIONES o Fondo Privado). Es derecho de la trabajadora doméstica estar afiliada a una entidad o fondo de pensiones y cesantías, así como elegir la entidad pensional a la cual estará afiliada.
  • Caja de compensación familiar – CCF. Las trabajadoras domésticas deben estar afiliadas obligatoriamente a la Caja de Compensación Familiar -CCF- que ellas elijan, según lo indicado por el Decreto 721 de 2013, el cual reglamenta el numeral 4 del artículo 7° de la Ley 21 de 1982. El empleador o empleadora debe registrarse en la Caja de Compensación Familiar – CCF como persona natural, siguiendo el procedimiento consagrado en el artículo 57 de la Ley 21 de 1982, modificado por el artículo 139 del Decreto Ley 019 de 2012. (Este no lo encontré, revisar por favor)
  • La trabajadora doméstica que trabaja por días en mi casa, tiene varios empleadores ¿Qué debemos hacer en el caso de afiliación a la Caja de Compensación Familiar?

Cuando la empleada tiene varios empleadores o empleadoras será afiliada en la Caja de Compensación Familiar escogida por el primer empleador que realice la afiliación, siempre y cuando sus servicios sean prestados en el mismo departamento del país (Colombia). (artículo 1.2.7.3.1.3 del Decreto 721 de 2013).

A las trabajadoras o empleadas domésticas por días, el Estado les otorgó el derecho a continuar en el Régimen Subsidiado a pesar de tener un contrato laboral. Por tanto, no tiene ninguna consecuencia para el empleador ni para la empleada por días el hecho de no estar en una EPS pues sus enfermedades o licencias de maternidad estarán cubiertas por el Régimen Subsidiado.

Para las empleadas domésticas internas o las que reciban un salario mínimo o mayor al mínimo, es obligatorio estar afiliadas a una EPS, es decir, en el Régimen Contributivo. Las consecuencias de no afiliarla son para el empleador, pues en caso de que la empleada sufra una enfermedad o esté en licencia de maternidad, los costos deberán ser asumidos por el empleador.

Si la empleada doméstica es retirada de la EPS, debido a la terminación de su contrato laboral, inmediatamente volverá a tener derecho a pertenecer al Régimen Subsidiado (o lo que algunas personas llaman el SISBEN).

Sí. Las trabajadoras o empleadas domésticas en Colombia tienen derecho a la prima de servicios. La ley 1788 del 7 de julio de 2016 consagró la obligación de darles la prima. Esta norma rige a partir de la quincena de diciembre de 2016 y las siguientes en junio de 2017, diciembre de 2017, y en adelante cada seis meses como se hace con todos los trabajadores y trabajadoras colombianas.

Se pagan 15 días de salario después de un año trabajado, dos veces al año: a mitad de año, con plazo hasta el 30 de junio, y finalizando el año, con plazo hasta el 20 de diciembre.

Si la empleada no ha cumplido el año laborado, se toma el sueldo base, se multiplica por los días trabajados y se divide entre los días del año, por ejemplo, si ha trabajado cuatro meses y el salario base es el mínimo(2018): $781.242, y el subsidio de transporte $88.211

Se suman el salario base y el subsidio de transporte = $869.453

Luego se multiplica por el número de días trabajados y se divide por los días del año, 360

Por ejemplo, si trabajó cuatro meses se haría así: 869.453 x 120  / 360 = $289.817

Sí. Para el cálculo de la prima se debe partir de la base salarial más el subsidio de transporte cuando la trabajadora lo devengue, por tratarse de una prestación social, como se muestra en el ejemplo anterior.

Mientras el contrato esté vigente, los empleadores deben consignar anualmente (plazo máximo: 14 de febrero) en el fondo que elija la empleada, lo correspondiente a un mes de salario base o el valor proporcional al tiempo laborado durante el respectivo año. Las cesantías se liquidan cada año a 31 de diciembre.

Po ejemplo, si ha trabajado cuatro meses y el salario base es el mínimo: $781.242  x 120  / 360 = $260.414

Anualmente, la empleada también debe recibir los intereses de sus cesantías que corresponden al 12% del valor de las cesantías del año respectivo (siguiendo con el mismo ejemplo, sería de $31.249).

Ese valor de los intereses, se debe entregar a la trabajadora a más tardar el 31 de enero del año siguiente a aquel en el que se liquidan las cesantías o en el momento de la terminación del contrato. No pagar los intereses dentro de la fecha señalada implica al empleador la obligación de duplicar su valor.

Cuando el contrato se termina (por la causa que sea) el empleador debe pagar las cesantías directamente al trabajador el mismo día en que liquida el contrato de trabajo. (Es necesaria una carta del empleador informando al fondo de cesantías que se terminó la relación laboral y que ella puede disponer de sus cesantías.

  • Darle un período de 15 días hábiles de vacaciones remuneradas.
  • Entregar a la trabajadora, cada cuatro (4) meses un calzado y un vestido completo en los meses de abril, agosto y diciembre de cada año. Esto es entendido como la dotación de uniforme.
  • Además, obligaciones legales, encaminadas a evitar la discriminación racial, el acoso sexual. El empleador está obligado en todo momento a tener un buen trato hacia las trabajadoras domésticas.

Sí. Como a cualquier trabajador o trabajadora colombiana se le deben conceder 15 días hábiles al año de vacaciones remuneradas.

Si la trabajadora doméstica trabaja los sábados, ese día cuenta como día hábil. Si la trabajadora doméstica trabaja de lunes a viernes, los sábados no cuentan como día hábil para el cálculo de sus vacaciones.

Las prestaciones sociales de una empleada doméstica se deben liquidar anualmente, proporcionales a los días trabajados.

Las cesantías corresponden a un mes de salario por año de trabajo o de servicios. Luego, si la trabajadora labora un año completo, las cesantías no pueden ser inferiores a lo que ella devengaba mensualmente.

La cuenta o la liquidación de las cesantías se pueden hacer de dos formas:

1) Tomar como base el salario de un día multiplicado por 30, así la trabajadora solo labore un día a la semana. En este caso se liquidan los días efectivamente laborados por la trabajadora.

Ejemplo: una empleada que ha trabajado durante un año un día a la semana, por el valor de $33.321 cada uno, teniendo como base el salario mínimo.

$29.831 x 30= $999.630

$999.630 x 51 días al año / 360 días= $141.614

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *