Sabemos que como trabajadora doméstica son muchas las inquietudes que tienes y que nos has podido resolver. En este espacio encontraras una serio de preguntas con sus respectivas respuestas que te ayudaran a tener claridades en temas de salarios, auxilios, primas, pagos extras, entre otras.


 

La trabajadora doméstica es la persona que viviendo o no en el lugar de trabajo realiza las tareas de aseo, cocina, lavado y planchado, cuidado de niños, jardinería, cuidado de animales y demás tareas del hogar.

Son trabajadoras internas aquellas que viven en la casa del empleador quienes no son trabajadoras «por días».

Nunca te deben pagar menos del SMLV Salario Mínimo Legal Vigente que para el año 2019 está en $828.116. A partir de este valor te pueden pagar mas si lo acuerdas con tu empleador,

Todos los cálculos deben hacerse sobre el SMLV Salario Mínimo Legal Vigente. Durante 2019 por día no te pueden pagar menos de la suma de estos valores: 

$27.603 (se divide el salario mínimo $828.116 por 30 días) 

Auxilio de transporte que corresponde a $3.234. (se divide el subsidio mensual $97.032 por 30 días)

Porcentaje equivalente al domingo como día obligatorio de descanso: $6.037.

Así, en 2019, lo mínimo que te deben pagar por día es = $36.874.

Si trabajas en una casa todos los días (de lunes a sábado) te tienen que pagar auxilio de transporte, correspondiente a $97.032 para el año 2019.

Pierdes el derecho a pago de auxilio de transporte solamente si tu salario está por encima de dos (2) salarios mínimos legales vigentes  mensuales, es decir, más de $1’656.232 para 2019).

El auxilio de transporte es un derecho que tienes como trabajadora si ganas hasta dos (2) salarios mínimos legales mensuales vigentes y resides a más de mil (1.000) metros de tu lugar de trabajo.

En Colombia las leyes del trabajo permiten que tu salario como empleada doméstica te lo paguen de forma combinada o mixta. Es decir, una parte en dinero y otra en especie.

En especie es cuando la vivienda, la habitación o la alimentación se tienen en cuenta como parte del salario que te van a pagar. Este tipo de pago se lleva a cabo siempre y cuando sea de mutuo acuerdo entre la trabajadora y el empleador y se debe concretar cuanto será el pago en especie y cuanto en dinero.

El salario en especie no puede superar el treinta por ciento (30%) del valor total de tu pago. Cuando ganas un (1) salario mínimo legal mensual vigente el pacto en especie no puede superar los $248.434 para el año 2019. Así que te tendrían que pagar mínimo $579.682 en dinero.

No. El salario en especie sólo se refiere a habitación, vivienda o alimentación. La dotación y/o el vestuario son una obligación del empleador y no tiene nada que ver con el salario.

Aunque no tengas un contrato de trabajo en físico firmado tienes un contrato verbal y estás en todo tu derecho de exigir prestaciones sociales legales. Además se entiende que es a término indefinido porque el contrato de trabajo a término fijo siempre tiene que constar por escrito.

Cuando el contrato es a término indefinido solo se puede terminar por las causas justas que nombra el Código Sustantivo de Trabajo Laboral. Si éstas no se cumplen el empleador te tiene que pagar una indemnización. Las causas justas están aquí: Artículo 62 del Código sustantivo del trabajo.

Debes tener en cuenta siempre acordar con tu empleador y que quede muy claro cuáles son tus responsabilidades ya que en el trabajo doméstico hay un sin fin de labores, que si no se tienen acuerdos, es muy difícil o arbitrario acompañarlas, monitorearlas, medirlas o evaluarlas.

Siempre es mejor para ti como trabajadora firmar un contrato por escrito ya que tú eres la parte débil de la relación laboral y la mejor manera de garantizar tus derechos es a través de un documento firmado tanto por el empleador como por ti.

Además, cuando el empleador y la empleada hacen un contrato por escrito motivan la conversación sobre asuntos que generalmente se tratan cuando se presenta un problema. El contrato por escrito previene malentendidos, y por tanto hace más armónica la relación y deja más tranquilas a las partes sobre sus responsabilidades.

El contrato puede ser a término fijo, es decir, se puede poner una fecha de inicio y de final de la relación laboral, por ejemplo: “trabajar lunes y jueves de todas las semanas durante seis meses”. O a término indefinido que sería más o menos así: “Trabajar lunes y jueves de todas las semanas hasta que se dé por terminada la relación laboral”.

Cuando el contrato es a término indefinido solo se puede terminar por las causas justas que nombra el Código Sustantivo de Trabajo Laboral. Si éstas no se cumplen el empleador te tiene que pagar una indemnización. Las causas justas están, aquí: Artículo 62 del Código sustantivo del trabajo.

Sí. Tienes derecho a que se te paguen los aportes a la seguridad social por fracciones o proporcionalmente con los días trabajados. Así puedes afiliarte a pensiones, riesgos laborales y subsidio familiar. El decreto 2616 del 2013, establece que las personas que trabajen por periodos inferiores a un mes y que en ese trabajo en particular ganen menos de un salario mínimo, deben recibir estos pagos fraccionados. Aquí puedes leer una guía práctica sobre el tema.

Tu empleador debe afiliarte a un Fondo de Pensiones y Cesantías, a la Aseguradora de Riesgos Laborales ARL, a la Caja de Compensación familiar y si no tienes Sisbén a una Empresa Promotora de Salud EPS. Tú eres libre de escoger tu entidad preferida para cada una de esas afiliaciones.

No. Por ejemplo si se te rompe una blusa del empleador él no puede descontarte lo que vale sin sentarse primero contigo y llegar a algún acuerdo escrito. La otra forma es que tenga una orden de un juez para hacer el descuento. Cuando ganas menos del mínimo ni siquiera sirve un acuerdo escrito entre tu empleador y tú, en este caso, siempre es necesario que lo ordene un juez.

El periodo de prueba es el tiempo que tienen el empleador y la trabajadora doméstica para conocer cómo les parecen las condiciones laborales, se evalúen entre sí, y puedan tomar la decisión de continuar o no con el contrato de trabajo. En el caso de un contrato verbal el periodo de prueba es de 15 días. En el caso de un contrato escrito el periodo de prueba es de dos meses. 

Eso quiere decir que si con un contrato verbal llegas a una casa a trabajar  el primero de julio tu empleador y tú tienen hasta el 15 de julio para decidir si continúan con la relación laboral. Si el contrato es por escrito el empleador y tú tienen hasta el 31 de agosto.

 Si el empleador decide despedirte antes de esos quince días en el contrato verbal o antes de los dos meses en el contrato por escrito te tiene que pagar tanto las prestaciones sociales (sueldo, pensión, salud, etc.) como la indemnización.

Si era un contrato a seis meses tenías un contrato a término fijo. Si el empleador lo termina antes, sin justa causa, te debe pagar el valor total de los días que faltan establecidos en el contrato. Por ejemplo, si lo finaliza faltando dos (2) meses para cumplir el término debe pagarte dos meses de salario.

Importante: Debes tener en cuenta que el contrato de trabajo a término fijo se prorroga por un término igual al inicialmente pactado o por un año cuando inicialmente se pactó inferior al año y ya se han superado tres (3) prórrogas pero además no se ha informado por lo menos con treinta (30) días de antelación por  alguna de las partes el deseo de no prorrogarlo más.

Por ejemplo, si el contrato se cancela faltando 28 días para su terminación sin que exista justa causa el valor de la indemnización será el equivalente a esos 28 días de salario, más los días totales de la prórroga (si se había prorrogado a un año, serán 365 días adicionales).

Si hiciste un acuerdo verbal o tu contrato escrito era a término indefinido y no has trabajado por más de un año te debe indemnizar con 30 días de salario. Cuando has trabajado por más de un año te debe pagar el valor de 30 días de trabajo por el primer año y 20 días más por el resto de los años trabajados o de manera proporcional por fracción de año siguiente al primero.

El horario diurno en Colombia es de 6 am a 9 pm. Por ley son 8 horas de trabajo al día y máximo 48 horas a la semana para trabajadoras domésticas que no sean internas.

 Las trabajadoras domésticas pueden pactar con el empleador distribuir las horas de la forma que más les convenga desde que se respete que al día sean mínimo 4 horas, máximo 10 horas y que semanalmente sean máximo 48 horas de trabajo. Todo lo que se salga de este rango debe ser pagado a través de horas extras. Por ejemplo, si tú entras a trabajar a las 7 a.m. y tienes una hora de descanso sus 8 horas se cumplirían a las 4 p.m. Si tu empleador te dice que debes salir a las 6 p.m, tendría que pagarte 2 horas extras.

El horario nocturno es de 9 p.m. a 6 a.m. Si tú trabajas en este horario deberás recibir 35% más de lo que recibes en el horario diurno. Por ejemplo, si cuidas a una persona mayor por la noche de 10 p.m. a 6 a.m. y de día te ganas 10,000 pesos por hora, de noche podrías cobrar 13.500 pesos.  

Tienes derecho a que te paguen el auxilio de transporte por los días que trabajes en una casa como externa, aunque no trabajes las 8 horas completas. Si trabajas por días sólo te pagarán el auxilio por los días trabajados. Si estás en vacaciones, en licencia, o con una incapacidad, no tienes derecho a pago de auxilio de transporte por esos días. El auxilio de transporte no se suma al salario que te sirve de base para cotizar a prestaciones sociales, es decir, no constituye parte del salario. Tienes derecho al auxilio de transporte si ganas hasta 2 salarios mínimos, si ganas más, no.  

Sí. Todas las trabajadoras domésticas incluidas las internas, tienen derecho a descansar un día a la semana por mínimo 24 horas seguidas. Ese día generalmente es el domingo así como los festivos incluidos, cuando trabajes toda la semana (lunes – o martes – a sábado). El día de descanso tiene que ser remunerado.

Sí. Todas las trabajadoras domésticas tienen derecho a 15 días al año de vacaciones remuneradas. Si por alguna razón te despiden antes de cumplir el año el empleador tendrá que pagarte lo equivalente a los días de vacaciones que te has ganado. 

Por ejemplo, si llevas trabajando 3 meses con un empleador de lunes a sábado y el empleador te despide, el empleador debe compensarte por los días de vacaciones correspondientes. En este caso tendrías derecho a que el empleador te compensara por 3.75 días de vacaciones. Para calcular el valor tienes que hacerlo sobre el salario que no incluye ni auxilio de transporte ni horas extras, ni dominicales

Si trabajas máximo 2 domingos al mes el empleador puede darte un día de descanso remunerado o pagarte el recargo de 75%. Por ejemplo, haz de cuenta que trabajas en una casa de lunes a sábado a 10 mil pesos el día y el domingo tus empleadores te piden acompañarlos a la finca a trabajar. Puedes pedirles que te den el lunes libre y te lo paguen a 10 mil pesos el día o puedes pedirles que te paguen el domingo a 17,500 pesos el día.

Si trabajas 3 o más domingos al mes además de recibir 75% por ser domingo, tienes derecho a descansar algún día entre semana y este debe ser pago.

Si por ejemplo eres una trabajadora doméstica por días o por horas y te ganas al día 10 mil pesos,  te deben pagar por el descanso dominical 1/6 más, o sea 1700 pesos más.

Si el empleador te echa del trabajo sin justa causa o si te hace renunciar por alguna de las justas causas, tu empleador deberá indemnizarte. Si tienes un contrato a término fijo tu empleador deberá pagarte el salario correspondiente al tiempo que te falte para que se termine el contrato.

Por ejemplo, si tienes un contrato a 6 meses y tu empleador te despide al 5to mes sin justa causa deberá pagarte el último mes completo aunque ya no trabajes con él. Si tienes un contrato a término indefinido, te deberá pagar 30 días de salario, si no has trabajado más de un año. Si tienes más de un año de estar trabajando con ese empleador, deberá pagarte los 30 días iniciales más 20 días por cada año o en proporción. Por ejemplo, si llevas trabajando en contrato a término indefinido 6 años con un empleador y tu empleador te echa sin justa causa, deberá pagarte 30 días correspondientes al primer año más 100 días por los 5 años adicionales.

Las justas causas están, aquí: Artículo 62 del Código sustantivo del trabajo.

Sí. Por cada año trabajado tu empleador te debe pagar un mes de cesantías. Si trabajas menos de un año te tiene que pagar las cesantías proporcionalmente al tiempo que trabajaste con él.

 

Sí. Cuando el empleador te deba cesantías al 31 de diciembre de cada año, deberá pagarte el 12% sobre eso que te debe a más tardar el 30 de enero del siguiente año.

Sí. Después de llevar 3 meses trabajando con tu empleador tienes derecho a que te dé un par de zapatos y un vestido para desarrollar el trabajo doméstico y debe hacerlo cada 4 meses: el 30 de abril, 31 de agosto y el 20 de diciembre. Tienes derecho al uniforme siempre y cuando ganes menos de dos salarios mínimos.

Sí. Tú eliges si quieres cotizar en un fondo de pensiones público o privado. Tu cotización se calcula sobre el 16% de un salario mínimo. De ese valor, el empleador debe pagar el 75% y tú el 25%. Por ejemplo: Salario mínimo vigente para 2019: $828.116, el 16% de ese valor es $132.498, que sería el valor que va a pensión. De ese valor tu empleador paga $99.373 (75%) y tú pagas $33.125 (25%).

Si trabajaste entre 10 y 15 años con ese empleador y tienes más de 55 años (para las mujeres) el empleador deberá pagarte la pensión desde la fecha de despido.

Sí. Al tener un contrato de trabajo, debes estar afiliada al régimen contributivo de salud, en él puedes escoger la EPS (Entidad Promotora de Salud) que quieras y el empleador te debe afiliar a ella. El valor que se aporta mensualmente es equivalente al 12.5% del salario mínimo. De ese 12.5%, tú pagas el 4% y el empleador el 8.5%.

Si ganas en total menos del mínimo puedes quedarte en el régimen subsidiado y sólo tu empleador cotiza proporcionalmente. Si ganas el mínimo o más con diferentes empleadores ellos deberán ponerse de acuerdo para cotizarte sobre la base de lo que ganas en total.

Tu empleador deberá tenerte afiliada a una ARP (Administradora de Riesgos Profesionales) que te cubrirá todo lo referente a los accidentes que ocurran en la casa donde trabajas.

Sí. El empleador deberá escoger una caja de compensación familiar en el departamento donde trabajas y afiliarte. Debe pagar la afiliación sobre la base de un salario mínimo. Así tendrás derecho a todos los servicios que ofrecen las cajas de compensación.

Sí. El empleador debe reconocerte 14 semanas de licencia de maternidad que podrás empezar a disfrutar una o dos semanas antes del parto. La EPS (entidad promotora de salud) a la que estés afiliada te pagará, durante esas semanas, el 100% del salario que estabas ganando. Si no estás afiliada a una EPS, tu empleador deberá pagarte la licencia. 

Una vez tu bebé haya nacido el empleador deberá darte dos descansos diarios de media hora cada uno para amamantarlo sin que te quite nada de tu salario. No podrás ser despedida sin autorización del Estado durante tu embarazo ni en los tres meses siguientes.

Si. Tu empleador no debe acosarte de ninguna manera en tu trabajo, debes tener en cuenta también el acoso sexual.

Hay varias alternativas:

  • Ir, escribir o llamar a un Centro de Atención Laboral (CAL), donde, gratuitamente, profesionales escucharán el caso y determinarán qué tipo de acción procede: una reclamación, un derecho de petición, una acción de tutela, una queja por acoso laboral, etc.
  • En Medellín
    Teléfono: 2511432
    Dirección: Calle 51 # 55-84
    Correo: infomedellin@calcolombia.co
    Atención de lunes a viernes: 8:00 a.m. – 12:00 m y 2:00 p.m. – 6:00 p.m.
  • En la Sabana de Bogotá
    Teléfono: 8525136
    Dirección: Calle 3 # 7-64 Oficina 204
    Correo: infosabana@calcolombia.co
    Atención: de lunes a viernes 8 a.m. a 4 p.m Jornada continua
  • En Bucaramanga
    Teléfono: 633 81 08
    Dirección: Calle 37 # 9 – 31 (García Rovira)
    Correo: infobucaramanga@calcolombia.co
    Atención de lunes a viernes: 8:00 a.m. – 12:00 m y 2:00 p.m. – 6:00 p.m.
  • En Cartagena
    Teléfono: 660 16 65 – 660 16 28
    Dirección: Centro Avenida Venezuela Edificio Caja Agraria, piso 3 oficina 301
    Correo: infocartagena@calcolombia.co
    Atención de lunes a viernes: 8:00 a.m. – 12:00 m y 1:00 p.m. – 5:00 p.m. 
  • Llamar a la línea 120 del Ministerio de Trabajo.
  • Buscar un consultorio jurídico de alguna institución universitaria o de una ONG.
  • Llamar o escribir al Sindicato de Trabajadoras Afrocolombianas del Servicio Doméstico – UTRASD, a los números: 316 3879738, 313 7174648 o escribir por un medio digital al correo presidenciautrasd@gmail.com.
  • Llamar o ir a una Oficina del Trabajo del Ministerio de Trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *