Cuando Reinalda Chaverra cumplió trece años, su madre la envió como “sirvienta” a una ciudad a 200 kilómetros de su casa.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *